Thursday :: 23 / 10 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Cuando se caen los dientes: Consecuencias y soluciones

Problemas estéticos, disminución de la eficiencia masticatoria, dificultad para hablar o para pronunciar algunas palabras, pérdida de soporte de los labios o mejillas, lo que podría producir arrugas en los mismos, son algunas de las consecuencias tras la caída de los dientes, según explica el doctor Nelson Dinamarca, director de Odontología de la Universidad Andrés Bello, sede Concepción.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

¿Qué nos lleva a perder nuestros dientes? ¿Qué hacer cuando se cae alguna de nuestras piezas dentales? ¿Hay solución? Sin duda que son preguntas frecuentes a la hora de sufrir la pérdida de estos tan importantes segmentos de nuestro cuerpo.

Frente a la pérdida de piezas dentarias, una o varias, existen muchas posibilidades de rehabilitación, la más sencilla es confeccionar una prótesis removible.

Consecuencias

"En pacientes adultos, la principal causa de perdida dentaria, sigue siendo la enfermedad periodontal y las caries. En menor medida, los factores traumáticos e iatrogénicos", explica el doctor Nelson Dinamarca, director de Odontología de la Universidad Andrés Bello, sede Concepción.

Respecto de qué sucede cuando se cae un diente, el odontólogo explica: "La función del hueso maxilar y mandibular es sustentar las piezas dentarias para permitir la masticación. Cuando se pierde uno o todos los dientes, se inicia un proceso de reabsorción ósea, o de atrofia, que se ve acelerado en la mayoría de los casos por la presión de las prótesis removibles produciéndose, en algunas ocasiones, reabsorciones tales que resulta casi imposible el tolerar una prótesis removible tradicional", dice.

Las principales consecuencias de la pérdida de piezas dentarias son el compromiso estético; disminución de la eficiencia masticatoria; sobrecarga masticatoria en los demás dientes; dificultad para hablar o para pronunciar algunos fonemas, pérdida de soporte de los labios o mejillas; lo que podría producir arrugas en los mismos; inclinación de los dientes vecinos a las piezas perdidas; alteraciones en la oclusión (mordida); trastornos articulares y/o musculares en cara y cabeza; baja autoestima; y disminución del soporte óseo por reabsorción ósea.

Soluciones

Frente a la pérdida de una o varias piezas dentarias, existen posibilidades de rehabilitación. La más sencilla, es confeccionar una prótesis removible, es decir, que el paciente pueda instalarla o quitarla a voluntad.

"Ésta se sostiene a los dientes remanentes por medio de retenedores y se estabiliza por medio de una estructura metálica o acrílica en el paladar o en la zona de la lengua", comenta el especialista.

"Otra opción es confeccionar una prótesis fija (puente fijo), para lo cual es necesario realizar desgastes en los dientes vecinos, y confeccionar coronas de porcelana u otro material que incluyan el diente perdido anclado a estos desgastes", agrega.

Implantes óseo integrados

"Estos implantes se crearon en 1965 y consisten en pequeños cilindros de titanio que se instalan mediante un procedimiento quirúrgico dentro del hueso y que se unen a éste, por medio de un fenómeno biológico llamado 'Oseointegración', produciendo lo que se podría denominar una 'soldadura biológica' entre el hueso y el titanio, creando así verdaderas raíces artificiales en el hueso, las que se utilizan como una base sólida sobre la que se pueden efectuar tanto restauraciones de dientes individuales, como prótesis parciales o totales, que funcionan en forma similar a los dientes naturales", subraya el especialista de la Universidad Andrés Bello.

En los últimos años, la técnica de colocación de implantes se ha simplificado considerablemente. El porcentaje de éxito en la actualidad es del 95%.

La edad no es un factor determinante a la hora de ser candidato a implantes, pero es recomendable no ponerlos antes de los 15 y 16 años, hasta que el crecimiento maxilar se haya completado. Los pacientes de edad avanzada pueden recibir implantes con el mismo porcentaje de éxito que los jóvenes.

Beneficios

Usar un implante tiene sus ventajas como "recuperar piezas perdidas sobre una raíz artificial firmemente unida al hueso de soporte, lo que restituye la eficiencia masticatoria otorgando una apariencia facial natural, que se traduce en un aumento de la seguridad y autoestima del paciente", explica el doctor Dinamarca.

"Biológicamente, favorecen al hueso permitiendo mantener este en función, previniendo su reabsorción; puede haber una rehabilitación mediante prótesis completas mas estables y seguras, las que incluso pueden ser de menor tamaño en forma más exitosa", especifica.

En general, los implantes oseointegrados no tienen contraindicaciones. "Sin embargo, es muy importante un acabado estudio y selección de los pacientes que serán sometidos a este procedimiento, dado que existen algunas condiciones especiales, por lo que una adecuada anamnesis, exámenes de laboratorio y estudio radiológico son indispensables para asegurar un tratamiento exitoso", recomienda.

Se reconocen como contraindicaciones los siguientes cuadros:

-Embarazo
-Granulocitopenia
-Uso continuado de corticoides
-Diabetes Mellitus no controlada
-Hemofilia
-Síndrome de Marfan
-Osteorradionecrósis
-Insuficiencia renal crónica
-Terapia anticoagulante
-Transplante de órgano mayor
-Displasia fibrosa
-Factores psíquicos: Drogodependencia; abuso de alcohol; demencia presenil; ezquizofrenia y paranoia.

Edición: Universia / RR


Fuente: Mineduc





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad