Friday :: 29 / 08 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Rugby femenino: Chicas que juegan rudo

Universia conversó con Arami Silva, seleccionada chilena de rugby, quien se refiere a la situación de este deporte en el país. Visita nuestra sección Universia Deportes.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Más imágenes

Golpes, choques y porrazos junto con responsabilidad, honor y juego en equipo son algunos de los ingredientes que se necesitan para la práctica del rugby femenino. Esta actividad de carácter reciente en el mundo, y más en Sudamérica, también tiene su nicho –aunque bien reducido– por estas latitudes.

Falta de jugadoras, equipos, infraestructura y, por tanto, de competencia son una constante de esta disciplina en Sudamérica, que se eleva al cubo en el caso de Chile. El rugby femenino más competitivo del país, se centra en Antofagasta, donde hay un equipo del cual surge la mayoría del plantel nacional. En Serena, hay tres equipos, otros en Temuco y algunos en la V Región.

En entrevista con Universia -desde su ciudad natal: Antofagasta- la seleccionada nacional Arami Silva, nos cuenta un poco más de este deporte.

- ¿Cómo una mujer empieza a jugar rugby?

- Comencé hace nueve años, en la Universidad de Antofagasta. Los hombres fueron a jugar a Santiago y vieron el primer partido de mujeres que se realizó el año 96, a ellos les gustó la idea y lo instauraron como rama en la Universidad. Con amigas vimos el deporte y nos gustó que fuese diferente. Desde ese momento nunca más falté a un entrenamiento.

- ¿Qué características debe tener una chica para realizar este deporte?
 
- Lo principal es que le guste por que si no, se saldrán de inmediato. Tienen que ser aguerridas. La mayoría somos bien femeninas, pero cuando hay que salir a jugar somos aperradas y no nos achicamos. Además hay que aprender a compartir y saber jugar en equipo.

- ¿Te acuerdas de tu primer partido? 

- Fue de “15” en Copiapó y era más entretenido, porque imagínate 20 mujeres viajando para disputar un partido. Copiapó venía practicando hace dos años y les empatamos. Fue el encuentro más largo de la vida, porque nosotros veníamos jugando hasta desempatar y lo hicimos hasta que se acabó la luz.

- ¿Hay algún prototipo de la jugadora de rugby? 

- Hay de todo; personalidades tímidas y chicas más extrovertidas. Además el juego da cabida a distintas contexturas de personas: gordas, chicas, flacas, altas, lentas, entre otras.

- ¿Se hace más difícil la práctica del rugby para las mujeres? 

- Sí, porque sólo los hombres lo practican desde chicos. Ahora que entré a la universidad, recién empecé con esto y me encanta. Me gustaría enseñar a niñas. Pero ¿cómo ir, por ejemplo, a un colegio y plantear semejante situación? A los papás se les caería el pelo.

- ¿Cuál es la situación en otros países?
 
- En Europa la barrera del prejuicio ya está derrumbada, por lo que hay selecciones de todas las categorías. En Sudamérica va creciendo de a poco. En Argentina el deporte es más masivo y la gente tiene más vida deportiva, sobre todo en clubes. Allá toda la familia hace deporte, acá los chilenos son fomes para la actividad física.

- ¿Cómo fue tu incorporación a la selección? 

- Estoy en la selección desde el primer sudamericano de rugby femenino que se hizo el año 2004. El rugby femenino en Chile se desarrolla mayormente en regiones: Antofagasta, Concepción, Villa Alemana, entre otras. Con equipos de esos lugares la Federación de Rugby de Chile decidió realizar campeonatos interregionales, de los que se armó una selección en la cual quedé.

- ¿Cómo ha sido el progreso del rugby femenino desde el primer sudamericano hasta ahora? 

- Han surgido más equipos, pero como las distancias son largas es difícil coordinar partidos. A nivel sudamericano siempre estamos entre el quinto y el sexto puesto, el último año salimos sextas.

- ¿A qué le atribuye el retroceso que ha habido?
 
- La preparación para el último sudamericano fue pésima: se suponía que íbamos a jugar cinco partidos e hicimos apenas dos, entonces cuando llegamos al sudamericano nos encontramos con equipos más fortalecidos que sí habían entrenado bien.

- ¿Cómo te proyectas en el rugby? 

- Le debo a este deporte muchos años de mi vida, muchos buenos momentos, por lo que siento que le tengo que devolver algo. Siempre he tenido ganas de entrenar o enseñar. Más que proyectarme o porque necesite trabajar en esto, es por que se lo debo.

- ¿Cómo motivar a las chicas y los padres para que sus hijas jueguen rugby? 

- Lo principal que entrega este deporte en su labor formativa, es el jugar en conjunto. Aquí no existen tanto las estrellas como el caso del fútbol o el tenis, en el rugby lo importante es cómo ande el equipo... Es un deporte de amistad, pararte con tus compañeras después de que te saquen la mugre es algo que no te lo da cualquier deporte. A las niñas les diría que no le tengan miedo ni prejuicios porque esto es algo muy divertido y enriquecedor.


Fuente: Universidad de Chile





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad