Saturday :: 01 / 11 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

En Universidad de Santiago afirman que desnutrición prenatal "oculta" altera el desarrollo cerebral y la capacidad de aprender


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

La nutrición es probablemente el factor más importante para el desarrollo del feto. En este contexto, en la actualidad se sabe que la desnutrición prenatal (o intrauterina) intensa es capaz de alterar el desarrollo corporal y cerebral del niño y de animales de laboratorio. En contraste con la desnutrición prenatal grave, que resulta de carencias importantes de la cantidad y/o calidad de los nutrientes durante la gestación, existen otras formas de desnutrición intrauterina que sólo dependen del contenido proteico de la dieta materna. Respecto a esta realidad, el investigador del Departamento de Biología de la Facultad de Química y Biología de la Universidad de Santiago, Dr. Alejandro Hernández Kunstmann, lidera el desarrollo del proyecto Fondecyt, “¿Es la estimulación ambiental durante la vida postnatal temprana una alternativa para revertir los efectos deletéreos de la malnutrición prenatal oculta en las capacidades cognitivas? En búsqueda de bases neurobiológicas para estudios en humanos”.

El proyecto, liderado desde la Facultad de Química y Biología por el Dr. Hernández, incluye investigadores del INTA, Universidad de Chile y de la Escuela de Psicología de la Universidad de las Américas. El investigador explica que la malnutrición proteica se debe a la disminución de proteínas en la dieta, compensando el aporte de energía con carbohidratos, lo que se denomina “malnutrición oculta”, dado que los neonatos son morfométricamente indistinguibles de neonatos normales. No obstante, al nacer, las crías (ratas de laboratorio) que han tenido carencia grave de proteínas en su desarrollo uterino, presentan alteraciones significativas de sus perfiles neuroquímicos centrales al ser comparadas con las normales, así como alteraciones a largo plazo en los circuitos neuronales y en la capacidad de aprendizaje. Extrapolados al ser humano, quedan en evidencia los riesgos para las futuras capacidades cognitivas del feto en desarrollo, cuando la madre embarazada consume una dieta donde se sustituyen proteínas por calorías.

Afortunadamente, explica, se ha demostrado que los ambientes donde los sujetos están sometidos a una alta estimulación sensorial y motora, durante las primeras etapas del desarrollo postnatal, ejercen efectos plásticos beneficiosos en el cerebro de las crías (aumentos del peso y tamaño cerebral, de la arborización axonal y dendrítica, y de la formación de sinapsis) y promueven las habilidades cognitivas.

Los resultados obtenidos durante los primeros meses de desarrollo del proyecto son prometedores y apuntan a que una estimulación ambiental intensa durante la vida postnatal temprana es capaz de compensar (o revertir) algunas de las alteraciones funcionales inducidas en el cerebro fetal por el déficit en el consumo materno de proteínas durante la gestación.

Edición: Universia / JM


Fuente: Universidad de Chile





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad