Tuesday :: 02 / 09 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Biógrafa de Gabriela Mistral en la Universidad Católica: "Todas sus decisiones eran estratégicas"

La historiadora y profesora de la U. Estatal de Arizona, Elizabeth Horan, expuso frente a los estudiantes de la Facultad de Letras sobre la biografía que prepara sobre la Premio Nobel.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Elizabeth Horan lleva 20 años siguiéndole la pista a Gabriela Mistral. Es norteamericana, profesora de Humanidades en la Universidad de Arizona, experta en Literatura Latinoamericana y asegura conocer la obra del experto mistraliano Luis Vargas Saavedra mejor que él mismo. Hoy vuelve a la Pontificia Universidad Católica de Chile para hablar sobre los archivos que guardaron celosamente Mistral y Doris Dana durante más de 60 años: los mismos escritos, cartas, poemas que pudo disfrutar con el propio Vargas Saavedra en Estados Unidos: “proporcionan numerosas nuevas y primeras revelaciones y percepciones. Tal es la fuerza de esas revelaciones que en un futuro no muy lejano podremos observar nuevamente el descubrimiento de estos archivos e identificar un momento histórico, un antes y un después. Propongo construir un puente entre lo conocido y lo desconocido sobre la vida de Gabriela Mistral”.

Será una biografía de más de 600 páginas y llevará como título "Gabriela Mistral: La vida de la Premio Nobel y diplomática por accidente". No será novelada, porque, como asegura Horan “ya hemos leído demasiadas biografías noveladas de la Mistral, no es eso lo que necesitamos. De hecho, la historia de Chile y de Latinoamérica ya es una biografía novelada, para qué inventar cosas, prefiero trabajar con los documentos históricos como base. Si hago novela, es usando las cartas para hacer diálogo, porque el diálogo es más agradable de leer que un grupo de hechos y fechas”.

Como investigadora, Horan descubrió, por ejemplo que en su calidad de profesora, Mistral estaba "asqueada del gremio" de los pedagogos y que, al final de sus años, la Premio Nobel chilena padecía algún grado de locura: "Pienso que tuvo una vida muy difícil. Es importante saber si estaba loca o no. Pienso que escribió sus mejores poesías cuando en algunos sentidos estaba loca”. Es por eso que utiliza no sólo fotografías, documentos de adopción y cartas, sino además exámenes y recetas médicos: “Gabriela Mistral se quejaba tanto de sus enfermedades, sobre todo en la última etapa de su vida y siempre me he preguntado ¿estaba tan enferma como decía o exageraba un poco? Puede que parezca banal, pero tal vez no, porque sus recetas médicas, sus dietas, sus exámenes, de alguna manera nos hablan también de su persona. A veces he pensado, por ejemplo, que tal vez Doris Dana era anoréxica y que tenía relación con esa preocupación por la dieta de Mistral, aunque la poeta en realidad era diabética”.

Horan realizó una recopilación cronológica del material sobre la poeta, revisó los documentos y elaboró una base de datos de las relaciones con todas las cartas y documentos en prosa publicados y no publicados: “Con dicha base pude constatar que la ausencia de dicho marco relacional de hechos conocidos y verificables fue lo que impidió el avance de los estudios realizados por otros investigadores, como la biografía de Teitelboim”, afirma Horan, “veo a Gabriela Mistral como más que una poeta, o un mito, o un símbolo, ella es un nudo de relaciones. Cualquier sujeto biográfico interesante tiene más de cien diferentes facetas y qué feliz puede ser el biógrafo que puede entender ocho o nueve de esas muchas facetas que tiene cualquiera. Basado en esto, mi propósito como biógrafa va más allá del registro basado en fuentes, más allá del aspecto epistolar o de los testimonios, la obligación del biógrafo es buscar las verdades omitidas, olvidadas, o censuradas por el sujeto escritor”.

Según la historiadora norteamericana, Mistral tenía cinco facetas ocultas: la red de las asistentes (a quienes nunca retribuyó económicamente como correspondía); el periodismo, que le enseñó la importancia de los medios de comunicación masiva en cuento a la auto-representación; el tropicalismo como aspecto racial representativo y tal vez racista (declarándose a sí misma en variadas oportunidades como “mestiza”); el reconocimiento de que el futuro estaba en sus propias manos y con eso el cultivo de la amistad con hombres importantes; el tema de la rivalidad con gente como Amanda Labarca, lo que trae consigo su pensamiento estratégico. Para la biógrafa, Mistral sólo tomaba decisiones estratégicas: “El mito del chileno errante, el patiperro, no se aplica en ella, no veo ningún cambio de domicilio de la poeta que no haya obedecido a inquietudes estratégicas, incluyendo las políticas y las financieras, por ejemplo de Los Andes a Magallanes, sólo para mejorar su salario como profesora. La estrategia, la triangulación y la negociación son una constante en las relaciones humanas de la poeta, aunque algunas veces lo haya hecho para ayudar a otros”.

Edición: Universia / JM


Fuente: Universidad de Chile





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad