Monday :: 01 / 09 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Dilema vocacional: ¿Qué estudiar?

Al parecer, no existe una fórmula que diga cómo escoger correctamente una carrera universitaria. Los factores que influyen en la decisión son variados y hasta el momento sólo se pueden seguir algunas recomendaciones entregadas por los especialistas en la


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Por Gabriela García

Faltando poco tiempo para que los estudiantes secundarios deban rendir la PSU es importante que tengan en cuenta algunas recomendaciones para escoger correctamente una carrera universitaria. Algunas de las explicaciones que entregan los jóvenes cuando deciden cambiarse de carrera son: no era lo que yo esperaba, no pensé que fuera tan difícil, no sabía que incluía esos ramos o era demasiado estresante.

Para los adolescentes perder un año significa madurar un poco más, pero para los padres implica un gasto importante. La sicóloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Carmen Gloria Soto, explica los factores que influyen en una mala elección académica y hace algunas recomendaciones antes de tomar la importante decisión.

Configuración de la personalidad. Entre los 17 y 19 años recién se está formando la personalidad del individuo, por lo que es normal que no sepan lo que realmente quieren. “No hay que considerar como un error el hecho de que los chicos dejen la universidad o se cambien de carrera. Es importante entender que están madurando y esta acción forma parte de ese proceso. El problema es que los jóvenes son más idealistas y los padres más realistas, por lo que es fundamental el apoyo de estos últimos”, explica Soto.

Lo que el resto espera de mí. Es común que la toma de decisiones gire en torno a las expectativas que la familia y amigos tienen. La sicóloga explica que “en general la mayoría espera que los chicos estudien carreras tradicionales y eso a veces va en contra a lo que ellos realmente quieren. Sin embargo, muchos terminan estudiando lo que el resto espera que estudie sólo por dar en el gusto o sentirse bien”.

Imposición de los padres. “Es un grave error obligar a los hijos a estudiar una determinada carrera universitaria. Es crucial que los padres apoyen y entiendan lo que sus hijos quieren. El rol de ellos es el de guiar y sugerir, no de imponer las cosas. Pueden hacer que sus hijos aterricen sin matarles la ilusión”, sugiere la profesional.

Sentir que no soy capaz. Numerosos estudios han demostrado que en la medida en que a un individuo le gusta algo y se esfuerza por ello, es factible que a largo plazo eso sea posible. Soto explica que “muchas veces sucede que para lo que realmente me gusta soy pésimo. Por ejemplo, me encanta la Ingeniería pero soy pésimo en matemáticas. Es importante saber equilibrar mis habilidades con mis gustos, pero si hay algo que de verdad quiero, siempre se va a estar dispuesto a un esfuerzo extra”.

Ser impulsivo. Este es uno de los factores más típicos entre los estudiantes. Hay muchos que esperan tener el puntaje en la mano antes de escoger una carrera, mientras que otros a pesar de haber tomado la decisión con anterioridad, cambian de parecer al ver que les fue mejor de lo esperado. “Es verdad que el puntaje es importante y que de ello dependen muchas cosas, pero hay que tomar todo con calma, no ser impulsivo y pensar muy bien qué es lo que realmente quiero”, asegura Soto.

Actualmente, los cambios culturales y sociales también influyen en la elección académica. Los jóvenes quieren experimentar cosas nuevas o ser parte de algunos de esos cambios, lo que explica la polaridad que se presenta cuando se decide elegir otra carrera y el auge que tienen profesiones vinculadas al área de las artes, humanidades y ciencias sociales.

Una de las principales recomendaciones que hace Carmen Gloria Soto es la de Informarse. “El estudiante ante cualquier decisión tiene que estar muy informado. Saber todo sobre la carrera que eligió y para eso es muy bueno hablar con alguien que la esté estudiando”. Además de los alumnos, quienes deben estar también informados son los padres. La sicóloga afirma que es necesario que ellos sepan cuál es la oferta académica actual y que las carreras tradicionales no son el único camino a seguir.

Junto con los intereses personales es importante tener en cuenta qué los hace felices. La sicóloga recomienda visualizarse en un ambiente laboral y de esta forma descubrir las verdaderas habilidades y gustos. Con esto se busca disminuir la posibilidad de arrepentirse de la decisión tomada y si así sucede, lejos de ser una equivocación, será parte del proceso natural de pasar de la adolescencia a la adultez.


Fuente: Universidad de Chile





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad