Saturday :: 22 / 11 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

Carreras saturadas: Un panorama poco alentador

Una de las grandes preocupaciones de los jóvenes que optan por carreras de alta demanda es si podrán encontrar un campo laboral donde desempeñarse. ¿Existen profesiones saturadas? José Joaquín Brunner, Emilio Rodríguez y Víctor Lobos entregan su visión al


ImprimirImprimirEnviar a un amigo Enviar

Por Eric Ulloa M.

Cada año, cientos de estudiantes egresan de cuarto medio sin percatarse del verdadero significado que tal situación genera. Pues bien, no sólo entrega una enorme responsabilidad de tomar, tal vez, por primera vez sus propias decisiones, sino que también involucra el compromiso de pensar en qué invertir el tiempo que restará. En la mayoría surge la motivación por continuar carreras universitarias sin escatimar en algo: ¿La especialidad que están eligiendo tiene campo laboral?

Para esto las respuestas son muchas, como también lo es la predilección por disciplinas catalogadas como saturadas. Según el decano de Arquitectura de la Universidad del Desarrollo y miembro del Comité Consultivo de Pregrado de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), Víctor Lobos, esta situación se debe a diversos motivos:  “ Uno es el incremento de matrículas en las universidades, aumentando los titulados a quienes el mercado no ha podido absorber. Otro es el crecimiento económico del país. Por ejemplo, uno que crece anualmente al 9% va a tener trabajo para todos, pero Chile no tiene la velocidad suficiente para recibir a todos los que egresan”.

A lo anterior, Lobos agrega que “otra razón, y que se repite continuamente, es la poca información que procura la gente que postula a determinadas carreras. Saben que están saturadas -como Periodismo, Psicología, Arquitectura u otras-, pero muchos postulan sin documentarse. Si lo hicieran se abriría un abanico de posibilidades en otras áreas”.

Lo mismo cree el presidente de la CNA, Emilio Rodríguez, quien apunta que “los estudiantes generalmente no cuentan con los antecedentes necesarios para tomar una decisión con información completa. Por lo tanto, la generación de un sistema de información y la consideración de la inserción laboral como criterio de acreditación, son desafíos esenciales para el sistema de aseguramiento de la calidad”.

Por su parte, el académico de la Escuela de Gobierno de la Universidad Adolfo Ibáñez, José Joaquín Brunner, considera otro factor: “Existe una tendencia por estudiar carreras largas, no valorando las de ciclo más corto que entregan, por ejemplo, los centros de formación técnica, y que permiten obtener remuneraciones similares a un profesional. El mercado está dando señales, pero la demanda no ha respondido”.

A su vez, Víctor Lobos señala que “a pesar del reducido campo laboral de algunas disciplinas, muchos siguen matriculándose en ellas debido a que en Chile se piensa de forma tradicional. Siempre se eligen carreras comunes, donde se busca egresar y buscar empleos fijos, sin plantearse empresarialmente cómo inventar un trabajo. A todo esto se suma que existen temas vocacionales, donde no interesa el mercado, sino que eligen otro tipo de satisfacciones”.

El verdadero escenario de las carreras saturadas

José Joaquín Brunner explica que “Chile está formando un número mayor de graduados de lo que históricamente venía haciendo. Sin embargo, no existe evidencia empírica que demuestre la existencia de un problema masivo de desempleo de profesionales en determinadas carreras. El tema pasa por otro lado. Cuando se habla de mercado saturado, aparecen dos cuestionamientos: Uno no sabe si es que las personas no se emplean por falta de trabajos o porque les ofrecen remuneraciones alejadas a sus expectativas. Por ejemplo, algunos periodistas dicen no he encontrado trabajo en los medios, sin pensar que las comunicaciones son mucho más amplias. Por eso, no encontrar trabajo en un pequeño segmento no significa que el sector esté saturado”.

Ante lo mismo, Víctor Lobos agrega: “El mercado laboral no está completamente colapsado. Existen un montón de oportunidades, por ejemplo, en el ámbito minero, pero ¿cuántos están dispuestos a irse al norte a campamentos? Hay que apuntar que existen espacios, pero afectados por razones exógenas, como la decisión de las empresas por preferir una alta rotación de gente”.

Emilio Rodríguez, en tanto, asegura que “en Chile, el 12,2% de la población es profesional y un 6,9%, es técnico o egresado de instituto profesional. Así, en términos absolutos, faltan profesionales. El tema es que no sólo se requieren profesionales con conocimientos, sino con habilidades y capacidades de emprendimiento. En la medida que estos asuman el desafío laboral, no sólo como empleados, sino que también como eventuales emprendedores, el mercado se ampliará”.

Por su parte, Brunner expone que “si uno compara a Chile con países desarrollados, se da cuenta que dentro de su fuerza de trabajo tiene una proporción en general, más baja de profesionales y técnicos. Hay demanda que no es satisfecha en algunas carreras, y en otras hay una sobreoferta, lo que torna más competitivo el ingreso al mercado laboral para aquellas carreras en entredicho”.


Fuente:  Explora Conicyt / CES / JM





RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Suscríbete a nuestro boletín de noticias


Publicidad