Saturday :: 25 / 10 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia

La ambición no es pecado

Pese a que muchas veces esta característica es vista como algo negativo en las personas, la verdad es necesario romper con ese prejucio propio de nuestra cultura.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

La palabra ambición siempre ha tenido una connotación ambigua. Si determinada persona es llamada de "ambiciosa", normalmente se queda sin saber si agradecer el elogio, o protestar. Si no se presta atención en la entonación o en la manera como la frase fue dicha, continuará la duda. En suma no hay como clasificar alguien ambicioso sin dar una explicación a continuación. Ese trazo de desconfianza de debe a nuestra cultura, que impone un conjunto de valores que determinan lo que es, y lo que no es aceptable en el comportamiento social.

Pero, convengamos que ejercer la ambición no siempre es algo que se pueda hacer con mucha cautela y diplomacia. Generalmente presupone demanda de energía, respuestas, gusto por el poder, agresividad e innovación, actitudes que pueden desagradar a mucha gente, sobretodo en nuestro país.

La ambición en la verdad merece una mejor reputación. La historia confirma que la ambición está más orientada hacia una acción buena que para una mala.

La única energía humana que mueve a las personas, que las hace avanzar y que derecciona sus esfuerzos para realizar una cosa es la ambición.

Las personas ambiciosas son impulsadas por un poderoso deseo de cambiar las cosas a su alrededor y también su propio destino durante el proceso. Donde los otros observan obstáculos, ellas ven una oportunidad. Ignoran lo viejo y tienen coraje de explorar lo nuevo. Piensan en grande y se llenan de entusiasmo con las innovaciones y maneras diferentes y mejores de hacer las cosas.

Batallar por una idea es una de las características comunes de todos los ambiciosos. Otra, no menos importante, es mirar hacia delante y ver cosas que otros no ven.

La visión es probablemente uno de los sentidos más aguzados, como un surfista que reconoce de lejos la mejor ola, él genera una forma de salvarla mucho antes que la mayoría de sus contendores.

Los ambiciosos abren mano de un presente seguro y promisorio en pro de un futuro incierto, pero a los ambiciosos les agrada correr riesgos, cambiar lo cierto por lo incierto, pero sí, es necesario reconocer que el exceso de ambición, como en todas las cosas, es siempre peligroso y la moderación es sinónimo de inteligencia.

Icaro representa a la ambición como ciega, imprudente y peligrosa. Pero la ambición equilibrada, al contrario, es compuesta de un propósito constante y gobernada por el buen senso y por fuertes valores. De preferencia los que mantengan el coraje, la perseverancia y, sobretodo, la ética.

Aquellos que ultrapasan los límites de la honestidad corren un serio riesgo de ver su carrera naufragar.

En el ámbito personal o profesional, nuestras relaciones son gobernadas por los valores y por las creencias que adquirimos a lo largo del tiempo. Ese criterio también nos ayuda a trazar una línea entre la conducta mora e inmoral. Los ambiciosos deben aferrarse a esos valores para no ser vulnerables a la corrupción.

Es claro que todos queremos, más, más dinero, más poder, más reconocimiento. Al final, el deseo de crecer es el combustible que alimenta la ambición. El asunto es identificar los límites para obtenerse lo deseado.

Pero una buena ambición requiere algo más que eso. El ideal es que el éxito sea alcanzado de una manera que beneficie e inspire a los otros. O sea el buen ambicioso necesita de una causa de valor que lo guíe por medio de la adversidad.

Algo que enriquezca la vida y de a la persona un sentido, un significado. La mayoría de los profesionales no piensa como su trabajo puede contribuir en un sentido más amplio, más ambicioso.

La ambición es una de las características de los emprendedores. Muchos de ellos consiguen transformar la arrogancia en altruismo. Pero otros, al contrario, sucumben a las ganancias, a la megalomanía y al autoritarismo, fallas humanas comunes que representan el lado más oscuro de la ambición.

Muchas veces las personas se tornan tan seguras de su superioridad que no se dan cuenta de que nadie consigue obtener éxito solo, y acaban aislando a sus seguidores. Ignoran consejos y no aceptan fácilmente comentarios ni sugerencias. Prefieren mandar a oír, y dominar por la fuerza de la autoridad, en vez de por la fuerza de las ideas. Conviven mal con la competencia ajena. Se sienten amenazados por la opinión de los otros, principalmente si estas difieren de estos.

En líneas generales, la ambición es algo poderoso, capaz de promover una rápida escalada o una caída brusca. Alcanzar la cima o llevarse una caída con ella. El hecho es que la ambición funciona como un motor, un resorte propulsor del crecimiento.

Si usted es uno de aquellos o aquellas que se aplican, cumplen derechos y obligaciones, y no tiene perspectivas con relación al futuro, óptimo. Puede ser que usted sea feliz de esa forma. Pero una cosa es cierta: Probablemente tendrá que hacer malabarismos si se quiere mantenerse en el mercado.

Fernando Vigorena Pérez
www.fernandovigorena.cl
Conferencista Internacional



Autor:




RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad