Noticias

Planta Piloto de la Universidad de Los Lagos: Asesoría, producción y proyección

      
Planta Piloto de la ULA al servicio de los productores de la región y con el desafío de ampliar sus horizontes.

"Detrás de lo que se aprecia como actividad de extensión y docencia, hay un apoyo potente al sector productivo de la región", es como define primeramente la académica Betty Ronceros la labor y efecto que tiene para la comunidad zonal la Planta Piloto del Departamento de Ciencia y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Los Lagos.

"Los productores tienen la necesidad de abarcar nuevos productos, las ventas de materia prima en fresco no retornan la inversión como los productores desearían, y por ello quieren darle un valor agregado. La Universidad brinda esa puerta de entrada, procesando y desarrollando y, a la vez, consolidamos esa vinculación con productores. Pero, además, desde este año estamos trabajando directamente con empresas nacionales como Marine Harvest y con la empresa internacional peruana Queroal Algarrobas SAC, que ha permitido, a través de la embajada de Perú en Santiago, un importante contacto con el gobierno de Perú en el tema de los productos concentrados proteicos de origen vegetal", explica la encargada de la Planta Piloto de la ULA.

Añade al respecto que "nuestro desafío principal es llegar a hacer el desarrollo de productos de manera completa. Apoyando al cliente con ideas y opciones a su materia prima, realizando la formulación de acuerdo al tipo de producto que se pretende perfilar además del mercado. En ese proceso, la participación de los estudiantes es relevante, ya que ellos son quienes se involucran en el desarrollo de estos nuevos productos a través de sus trabajos de titulación, acotando que una etapa complementaria a la formulación involucra empaque, diseño y textos legales, ofreciendo incluso las tratativas comerciales al productor, para lo cual se han aliado con el Departamento de Ciencias Administrativas y Económicas de la misma universidad.

Mancomunión

"Encajamos perfectamente con la proyección que se le pretende dar a la carrera en asesoría con el Instituto Enilia de Francia, ya que ellos trabajan en desarrollo y soluciones de productos y equipos. En ese sentido, si el área de Alimentos de la ULA logra perfilarse como Enilia en Francia, sería un gran salto para toda la Décima Región, porque habría un trabajo mancomunado y aliado entre productores, empresas, investigadores y estudiantes", afirma.

Un anhelo es conseguir el esfuerzo de privados para la instalación de una planta de leche que traería ventajas considerables como equipamiento adjunto a la Planta Piloto, la que se orienta preferentemente a lo hortofrutícola. "Hace cinco años que la zona no cuenta con un centro de investigación de leche y productos lácteos, y lo óptimo sería que Osorno cuente con esa alternativa, ya que calzaría con nuestra proyección y servicios a externos. Con una infraestructura así tendríamos un centro tecnológico de la leche en la ciudad, lo que a su vez encaja con nuestra nueva carrera de Nutrición y también con Educación Física por medio del nexo con la Fundación Nacional de la Osteoporosis", señala Ronceros.

A su juicio, la asesoría de expertos europeos de Enilia -afianzada gracias a un proyecto Mecesup que desarrolla la ULA- también podría fortalecer áreas aún no explotadas en la zona. "Creo que perfectamente podemos abarcar el desarrollo de productos cereales, donde hay mucho por hacer. Estamos en un período en que enfrentamos varios desafíos, tenemos experiencia de trabajo en elaboración de quínua, hongos shitake, caracol, pasas de berries, que nos servirá futuramente para posicionarnos en la generación de alternativas en el tema de cereales".

Sin embargo, ambiciones y aspiraciones del área de Alimentos de la Universidad de Los Lagos no concluye ahí. "Dermatología, química y farmacéutica son también preocupaciones a las que pretendemos atender. Partiendo de la base que Osorno es el principal productor de cranberries, arándanos y frambuesas, y nuestro potencial de exportación es enorme, hay bastante por desarrollar en cuanto a colorantes naturales, extracción de aceite de mosqueta, colorantes de maqui o antioxidantes de la murta", comenta.

Concluye la profesional que "en los meses de enero a marzo, hemos logrado desarrollar tres métodos tecnológicos industriales para concentrar y purificar las proteínas del algarrobo (Prosopis chilensis y Prosopis pallida) los cuales serán patentados, logrando así obtener un producto de harina final con un 75 a 80 por ciento de proteínas. Ahora, estamos desarrollando productos peletizados en base a esta harina, y hemos logrando excelentes resultados, lo cual permitirá en el corto plazo, junto con la empresa Queroal SAC, cubrir las importantes demandas que se requieren en el sector de alimentos para peces", y menciona que los productores de la zona que necesiten la asesoría de la Planta Piloto pueden contactarse a los teléfonos (64) 333177 ó 333175.

Productos regionales

"Estamos trabajando con el frigorífico, junto al Tecnológico, pensando en una materia prima que sustituya a la harina de pescado en lo que es alimento de salmones. Y, frente a eso, estamos dando respuesta paralelamente a un problema medioambiental, ya que los desechos orgánicos de la industria no se deben botar al río y es para esa función que se ocupa la lombriz californiana. La empresa utiliza esta especie para degradar materiales de desecho y, luego de ese tratamiento, puede ser utilizada para la alimentación de otra especie de suma importancia en la producción regional", expresa, mencionando que antecedentes de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso avalan la factibilidad del proyecto.

Si bien hay un vínculo natural con la Planta de Procesamiento de Alimentos para Peces dependiente del Departamento de Acuicultura, en la propia universidad estatal asentada en Chuyaca, Betty Ronceros admite que también hay conversaciones avanzadas para trabajar este proyecto conjuntamente con la empresa Skretting.

Un área de trabajo tradicional de la Planta Piloto está en la elaboración de productos regionales, donde destaca su apetecida pasta de ajo y pulpa de rosa mosqueta. "También tenemos ocho sabores de mermeladas, tanto normales como dietéticas, con especies representativas de la zona, como ruibarbo, arándanos, ciruela con nuez, frambuesa, rosa mosqueta, murta con membrillos, frutilla y murra. Con ellos, ya hicimos todos los trámites para la obtención de códigos de barra, con la finalidad de entrar en los supermercados, y ya tenemos el interés de uno de ellos en distribuir nuestros productos en Santiago".

Fuente: Universidad de Los Lagos
  • Fuente:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.