Noticias

Suben las apuestas del juego online. Pero, ¿hasta qué precio?

      
El póquer a través de Internet está en racha. Este juego de cartas online, sin contar el resto de juegos de azar, mueve unos 2.000 millones de dólares al año y cuenta con un millón de aficionados al mes, según la firma de investigación River City Group,

Comscore Media Metrix -que cuantifica el número de personas que usan Internet en Estados Unidos, tanto en los hogares, como en los lugares de trabajo o en la universidad- estima que de los 165 millones de visitas que se realizaron a la red en abril, más de 29,1 millones tenían como destino exclusivo las páginas de juegos.

Los juegos de cartas, en los que hay apuestas de por medio, han aumentado entre los varones con edades comprendidas entre 14 y 22 años, según una encuesta reciente realizada por el Centro Annenberg de Políticas Públicas de la Universidad de Pensylvania. En el año 2004, el 11,4% de los varones de entre 14 y 22 años reconocían apostar a las cartas, al menos una vez por semana. Este porcentaje apenas alcanzaba un 6,2% en 2003. Además, es muy probable que los jugadores apuesten a través de Internet. El informe del Centro Annenberg destacaba también que el 43,2% de los jugadores que apuestan semanalmente a las cartas era menor de 18 años.

Según CasinoCity.com, entre las páginas web de póquer más famosas se encuentran PartyPoker.com y Pacific Poker, ambas con sede en Gibraltar (Reino Unido); PokerRoom.com y Empire Poker, de Kahnawake (Canadá); y Poker World Online Cardroom, con sede en Jamaica.

La página Partypoker.com, propiedad de Partygaming y valorada en unos 9.000 millones de dólares, comenzó a cotizar en la Bolsa de Londres a finales de junio. El día de su estreno, sus acciones se revalorizaron un 11%. Según varias noticias publicadas en la prensa, el beneficio neto de la compañía se situó en 371 millones de dólares en 2004. Los ingresos alcanzaron los 601,6 millones de dólares. Y, durante el primer trimestre de 2005, el resultado de PartyGaming ascendía hasta 125 millones de dólares.

Todo el mundo está de acuerdo en que las cifras son impresionantes. "El póquer online es un gran negocio, con amplia presencia y con escasa regulación", comenta Dan Hunter, profesor de Derecho de Wharton. Efectivamente, la proliferación de portales de juego a través de Internet, como Partygaming, ha abierto un debate sobre temas legales, de política pública y comercio electrónico. ¿Qué es lo que es legal? ¿La actual legislación regula el juego en Internet? ¿Pueden las autoridades estadounidenses cerrar las páginas de Internet que operan desde terceros países? ¿La legalización del juego online depende de cada estados?

"Existe bastante preocupación sobre su legalidad, en especial, por tratarse de una forma de juego accesible para los adolescentes", explica Daniel Romer, director senior de investigación en el Adolescent Risk Communications Institute del Centro Annenberg. Romer señala que en los casinos sólo se permite la entrada a mayores de 21 años y que los billetes de lotería se venden a personas con más de 18 años. Aunque algunas páginas de juego online comprueben la edad de los usuarios, los menores pueden mentir sobre su fecha de nacimiento.

La escasa regulación sobre estas páginas, se suma a la contradictoria posición de Estados Unidos ante el juego. Por un lado, los legisladores intentan poner fin a las web de juego online, aunque los juegos de azar forman parte de la vida cotidiana. Por otro, los billetes de lotería se venden en máquinas expendedoras y los estados que necesitan incrementar sus ingresos inauguran casinos a un ritmo trepidante. Además, abundan las retransmisiones de partidas de póquer en la televisión por cable: Celebrity Poker Showdown, Poker Superstars Invitational Tournaments, National Heads-up Poker Championship, Ultimate Poker Challenge y World Poker Tour son tan sólo una muestra. Los sorteos de Internet y, también, el póquer se podrían convertir en una "obsesión de 24 horas", además de dar pie a probar otros juegos de azar.

"Nuestra relación con el juego es muy extraña", comenta Hunter. "Existen muchos estados cuyos ingresos dependen de él -una situación que genera sus propias y extrañas políticas económicas?, aunque no nos gusta que el estado vigile lo que hacemos con nuestro tiempo libre y nuestro dinero. También hay razones por las que el juego debería ser regulado, incluyendo cuestiones morales, problemas sociales y la protección de ciertos segmentos que no son capaces de ver los problemas que el juego conlleva. Por tanto, el juego es un tema controvertido".

Una cosa es segura: limitar el juego en Internet no va a ser sencillo. "Sería muy difícil acabar del todo con el juego online", explica Kevin Werbach, profesor de Derecho de Wharton. "Los estados americanos lo han intentado e, incluso, ha habido varias propuestas de ley federales, pero esta actividad continúa creciendo. Mientras el juego sea legal en alguna parte, será difícil prohibirlo, aunque sea ilegal en otro sitio".

Regular más allá de las fronteras

De momento, las políticas públicas para regular el juego online han sido demandar a los principales portales e imponerles fuerte multas ejemplarizantes. ¿Debería Estados Unidos lanzar alguna señal para acabar con estas páginas web, cuando agencias como el FBI no tienen jurisdicción? O, más bien, estos portales online tendrián que estar permitidos en Estados Unidos, siempre sometidos a una regulación y pagando impuestos. Recientemente, Reino Unido ha dado ese paso. "Reino Unido, en teoría, quiere regular el juego a través de Internet para evitar que haya jugadores menores de edad", comenta Romer.

Keith Whyte, director ejecutivo del Consejo Nacional de Problemas con el Juego (National Council on Problem Gambling), señala que el marco legal y la aplicación de las leyes son dos cosas diferentes. "Puedes afirmar que el juego online es ilegal, pero si no puedes aplicar la ley, entonces no sirve de nada", comenta.

Continúe leyendo este artículo
  • Fuente:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.