Noticias

1.400 millones de trabajadores tuvieron empleo informal en 2017

      
Se seguirán creando puestos de trabajo en los países emergentes, pero de peor calidad
Se seguirán creando puestos de trabajo en los países emergentes, pero de peor calidad
  • El crecimiento del empleo continua al alza, pero la gran mayoría de empleos no permiten a los trabajadores el acceso a mejores condiciones de vida.
  •  Repasamos los datos y predicciones publicadas por la Organización Internacional del Trabajo.
  •  Todo indica a la urgencia de revisar las condiciones laborales mundiales y luchar contra la creación de empleos que perpetúan la pobreza de la población.

Recientemente, la Organización Internacional del Trabajo ha presentado su informe anual sobre "Perspectivas sociales y del empleo en el mundo", donde se intentan predecir las tendencias de 2018, en materia de empleo y condiciones laborales.

El informe, partiendo de cómo ha terminado el anterior año, no presenta un panorama muy esperanzador. El motivo de esto es que, se calcula que 1.400 millones de trabajadores tenían un empleo en 2017, pero un empleo vulnerable.

Según los expertos de la OIT, esto supone que tres de cada cuatro trabajadores se ven afectados por las condiciones de un empleo vulnerable, en concreto, los habitantes de países en desarrollo, aunque es una práctica cada vez más extendida en las grandes economías.

El panorama no se muestra nada alentador, cuando los encargados del estudio predicen que la tendencia de esta situación continuará en alza y que, cada año, se sumarán 17 millones de personas más. Personas que tendrán un empleo, pero con unas condiciones que obstaculizarán su bienestar económico y social.

Es lo que ya se conoce como una situación de pobreza laboral generalizada y de mayor gravedad en los países emergentes. Más de 300 millones de trabajadores viven con un ingreso diario, inferior a 1,90 dólares, lo que les coloca en una situación de pobreza laboral extrema.

Es un problema en el que se está interviniendo desde hace tiempo, pero los progresos en la reducción de la pobreza laboral son lentos, en especial en los países en los que crece, de manera desorbitada, la necesidad de mano de obra barata.

Accede a numerosas oportunidades laborales en Universia

Ingresa tu CV aquí

Este crecimiento no controlado y sin intervención de gobiernos e instituciones internacionales acarrea que se calcule que 114 millones de trabajadores, a nivel mundial, viven en la pobreza extrema. Estamos hablando que un 40% de la población ocupada tiene un trabajo que perpetua su pobreza o no supone un apoyo para su progreso socioeconómico.

Siguiendo con los datos poco esperanzadores, 430 millones de trabajadores se encuentran en el siguiente grupo, que recoge a los trabajadores que sufren una pobreza laboral moderada. Es decir, que obtienen unos ingresos diarios menores a los 3 dólares. 

Por mucho que los datos hagan referencia, mayormente, a economías en desarrollo y países emergentes, cada vez son más las economías desarrolladas que están asistiendo a un deterioro de la calidad del trabajo.

Los datos auguran que cada vez se crea más trabajo, pero este es de peor calidad, con peores condiciones y que limita que millones de personas puedan tener la oportunidad de mejorar su nivel de bienestar y el acceso a servicios básicos.

 Ante el continuo crecimiento de este problema, los expertos insisten en la necesidad de dedicar esfuerzos y recursos a paliar las desigualdades y garantizar el acceso a un trabajo justo y digno, a cualquier ciudadano.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.