Noticias

6 formas de caer mejor a tus compañeros de trabajo

      
Es importante que te ofrezcas cuando sea posible para echar una mano a tus compañeros.
Es importante que te ofrezcas cuando sea posible para echar una mano a tus compañeros.
  • Mostrar compañerismo, humildad y una actitud positiva te ayudará a crecer en tu empresa
  • El ambiente laboral y tu propia productividad mejorará si aprendes a conocer a tus compañeros
  • Reconoce tus debilidades e intenta guardarte las críticas para ti mismo si no son constructivas

Caer bien en la oficina puede ser más importante de lo que crees. Esto no quiere decir dejar de ser productivo y pasar el rato charlando y haciendo la pelota a los jefes. De hecho, diríamos que no es una buena forma de caer bien a los compañeros que se enfrascan durante horas y horas en el trabajo sin despegar la vista del ordenador.

Lograr una mejor opinión de tus compañeros es más bien una cuestión de actitud. Si lo consigues, será más sencillo que te echen una mano cuando lo necesites, que hablen bien de ti como profesional y, por qué no decirlo, puede ser un factor decisivo para ese ascenso al que aspiras. Pero sobre todo es una pieza clave del ambiente laboral.

Con un buen ambiente de compañerismo llega la satisfacción y la felicidad en el trabajo.

¿Estás pensando en mejorar tu reputación en la empresa? Estos seis consejos son un buen comienzo para ello:

Mantén una actitud positiva

Reconozcámoslo: a nadie le gustan los compañeros que se pasan el día quejándose y poniendo pegas a todo. Aun cuando la carga de trabajo es enorme y no dejan de aparecer obstáculos, mantenerse positivo es muy necesario para caer bien.

Si te mantienes motivado y consigues motivar a los demás, tendrás mucha reputación ganada. No se trata de tener siempre una sonrisa en la cara como si el empleo fuera un concurso de popularidad, se trata de aprender a ver las cosas de manera positiva para tu satisfacción y tu propia productividad.

Encuentra un trabajo a tu medida

Más info

Conoce a tus compañeros

Siempre hay un rato libre, en la comida o en algún descanso para fumar, para hablar sobre temas de fuera del trabajo. No pienses que vas a dar la impresión de que no te interesa el trabajo: conocer a los demás y darte a conocer a ti mismo es fundamental.

Ofrécete para echar una mano

A todos nos gusta que nos ayuden con el trabajo cuando se nos vemos saturados. Por eso, es importante que también te ofrezcas cuando sea posible para echar una mano a tus compañeros. Si te va a llevar apenas 10 minutos de tu tiempo salvar el día a tu compañero, ¡hazlo! Además de caer bien a tus compañeros, te considerarán un profesional que sabe trabajar en equipo.

Sé humilde

No es malo destacar tus logros, pero tampoco hay que pasarse. Piénsalo dos veces antes de presumir de tu trabajo, ya que puedes dar una impresión negativa. Asimismo, aprende a valorar y aplaudir el trabajo de tus compañeros.

Reconoce tus debilidades

No seas ese empleado que "nunca hace nada mal". Si te equivocas, reconócelo y haz saber a tus jefes y compañeros que vas a mejorar. Sobre todo, no culpes a otros de tus propios errores. Pídeles ayuda cuando lo necesites, lo que, además de contribuir a tu humildad, motivará a otras personas.

Guárdate las críticas

En general es recomendable mantener la boca cerrada cuando tienes una mala valoración de un compañero. Hablar mal de alguien no es precisamente la clave del compañerismo. Si te trata de una crítica constructiva, adelante, pero no critiques por criticar o no caerás nada bien en tu empresa.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.