Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

 
Los organilleros han sido capaces de difundir su música en todo el país y conservar a la perfección sus costumbres, instrumentos y danzas Fuente: Universia
El organillo, un instrumento musical que reproduce melodías, es parte del patrimonio cultural de varios países, entre los que se destaca Francia, Alemania, Suiza, Argentina y México. En Chile, los organilleros, sus intérpretes, llevan más de 100 años de oficio, pero recién en 2001 constituyeron la Corporación Cultural Organilleros.

Esta tradición, que se ha transmitido por cuatro generaciones, fue recientemente reconocida por la Unesco y el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes con la distinción Tesoro Humano Vivo (THV) 2013.

Según expresó ante los medios el ministro de Cultura Roberto Ampuero, esta condecoración es un reconocimiento a la labor, la gestión y la trayectoria de una tradición centenaria que cumple un rol fundamental en la cultura chilena. Gracias a la conformación de la Corporación Cultural en 2001, los organilleros han sido capaces de difundir su música en todo el país y conservar a la perfección sus costumbres, instrumentos y danzas.

Tesoros Humanos Vivos 2013 también reconoció a la Cofradía de Fiscales San Juan Bautista de Calbuco, de la Región de Los Lagos, formada por 34 fiscales que, además de coordinar y organizar procesiones y velorios, son considerados guías espirituales en la zona del archipiélago de Chiloé.

Los Arrieros Cordilleranos de Paso El León, de Cochamó, fueron distinguidos por ser uno de los pocos grupos que continúan desarrollando la actividad de movilizar el ganado cruzando la cordillera.

Por su parte, Arturo Barahona, caporal piel roja más antiguo de la Fiesta de La Tirana, y Manuel Ladino, representante de la comunidad mapuche, también fueron reconocidos. El tabero Rómulo Ranquehue fue destacado por su contribución a la subsistencia de un juego típico del patrimonio cultural nacional.
 
Esta quinta edición del programa premia a cada ganador individual con $3 millones y a cada comunidad con $ 7 millones. Hasta 2013, inclusive, Tesoros Humanos Vivos ha premiado a más de 26 comunidades, grupos y personas a lo largo del país.



Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más