Thursday :: 21 / 08 / 2014

AdemásREGÍSTRATE | INICIA SESIÓN | BOLETINES | NOTICIAS | MAPA DEL SITIO

Noticia : Según estudio en EE.UU.

Personas entre 18 y 33 años son los más afectados por estrés

La llamada generación "Millennial" resultó ser la que más sufre de esta patología de acuerdo a los resultados arrojados por el último reporte Stress America realizado por la Asociación Americana de Psicología (APA). En Chile la situación parece ser similar, aunque se desconoce si es porque ese segmento etario soporta una mayor carga en lo académico o laboral o porque son más sensibles a la frustración.


ImprimirImprimirEnviar a un amigo EnviarPDFPDF

Personas entre 18 y 33 años son los más afectados por estrés universia chile

El 39% de las personas entre 18 y 33 años se declaran estresados. Fuente: Universia.

"mientras las personas van aumentando la cantidad de años que pasan en el sistema escolar, adquieren una mayor cantidad de herramientas que les permiten enfrentar de mejor manera las situaciones de estrés"

Lee también:
 
 
Un reciente estudio desarrollado por la Asociación Americana de Psicología afirmó que el 39% de las personas entre 18 y 33 años se declaran estresados. Se trata de una generación a la que se le ha bautizado como “Millennial”, siendo la que ha debido insertarse en elmercado laboral en un país que aún soporta los coletazos de la crisis suprime que afectó a Estados Unidos y buena parte del mundo en 2007.

Según el informe, el estrés que sufren los jóvenes los hace más propensos a cuadros de irritabilidad y a sufrir de ansiedad o depresión. A eso hay que agregar que las formas que tiene este grupo de liberar tensiones son, por lo general, de carácter sedentario (navegar por internet, juegos de consolas), lo cual no ayuda mucho a relajarse y mejorar la calidad de vida de los individuos.

Otros factores que inciden en que ésta parte de la población se vea afectada en mayor medida por el estrés, son la búsqueda de identidad, temas económicos, las grandes expectativas que sus padres se han creado respecto a su futuro y lo competitivo que se han vuelto gracias una constante preocupación por ser mejores.  

En cuanto a otros grupos etarios, el estudio señala que la llamada Generación X (entre 34 y 43 años) manifestó sufrir de estrés en el 36% de los casos, mientras que en los Baby Bommers (entre 44 y 66 años) llegó al 33%. Los mayores de 67 años al parecer son los que viven más tranquilos, pues sólo un 29% indicó sentir presión en el cumplimiento de sus responsabilidades.

Situaciones que no pueden enfrentar

En Chile, el escenario no parece ser muy distinto a ojo de los expertos, aunque se carece de los estudios que lo demuestren de forma empírica. Sin embargo, una de las razones que se esgrimen para explicar el aumento de casos en los jóvenes profesionales está el llevar cargas de responsabilidad mayores a las que pueden manejar o simplemente ser más sensibles a los síntomas de la patología, lo que hace detectarla con mayor rapidez. Un problema asociado es que muchos jóvenes abusan de sustancias licitas e ilícitas intentando encontrar una solución.    

Ya en 1994, los psicólogos de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Patricio Cunsille y María Loreto Martínez, hablaban en su estudio “Efectos del estrés y el apoyo social sobre el psicosocial de los adolescentes” que, una de las principales razones para que los jóvenes presentaran la patología, eran las desmesuradas exigencias de sus progenitores y el nulo interés que éstos mostraban por sus problemas, situación que se contrapone a lo que sucede con la generación Millennial, con los que existe en un exceso de celo de sus progenitores. 
      

La importancia del factor económico

Según cifras del Ministerio de Salud (MINSAL), el 25% de la población ha manifestado sentirse estresada a lo largo de la última década. Sólo en 2010 se presentaron más de 2 mil licencias médicas por esta causa. En un intento por medir los niveles de ansiedad de los chilenos, en 2007 la Escuela de Psicología de la Universidad Adolfo Ibáñez consultó a personas mayores de 18 años con residencia en 7 de las principales ciudades del país.

Uno de los resultados  que arrojó la muestra fue que el tema económico tiene mucho que ver con la presencia de estrés, esto porque mientras en el segmento ABC1 los casos llegaron al 13,9%, en el sector D y E alcanzó el 30,3%. Eso se suma a la variable que implica el nivel de educación de las personas, pues en opinión del decano de psicología de la UAI, Jorge Sanhueza, “mientras las personas van aumentando la cantidad de años que pasan en el sistema escolar, adquieren una mayor cantidad de herramientas que les permiten enfrentar de mejor manera las situaciones de estrés”.

Las mujeres, son las que más sufren

Otras investigaciones realizadas por académicos nacionales, junto con confirmar que los jóvenes son los más propensos a vivir estas situaciones, realizaron una distinción por género siendo las mujeres las que más consultan por enfermedades psicosomáticas. En opinión del docente del Departamento de Psicología de la Universidad de Concepción, Enrique Barra-Almagiá esto se da porque el sexo femenino “utiliza más claves situacionales que los hombres para interpretar las sensaciones corporales, lo cual podría reducir su umbral para percibir los síntomas y reportarlos”.

Otro elemento a tener en consideración para el profesor de la de UdeC y que explicaría el hecho de que sean las mujeres las que más reporten casos de estrés es que “es más aceptable socialmente para ellas que para los hombres el admitir que ciertas situaciones son especialmente estresantes”. Respecto al por qué son los jóvenes el segmento etario que se declara más estresado, Barra-Almagiá es enfático: “Podría responder a mecanismos etiológicos más bien inespecíficos, como una mayor sensibilización fisiológica y una percepción aumentada de las señales corporales”.






RSS   


Comentarios para esta noticia

 

Publicidad