Noticias

Estudiar a distancia cada vez logra más adeptos

      
Los avances tecnológicos han promovido una modalidad de estudio en donde las Casas de Estudios entregan las bases y del alumno depende cuándo y dónde aprenderlas. Ya sea desde su casa o el trabajo, ir a la universidad ya no es sinónimo de sentarse en una sala de clases frente a un profesor.

Suenan casi igual, pero estos dos métodos presentan una leve diferencia. Mientras el sistema e-learning funciona a distancia, donde la interacción entre profesor y alumno se realiza plenamente a través de Internet, el sistema blended –learning combina clases online con seminarios presenciales. Igualmente, ambas metodologías apuntan a lo mismo: brindar una mayor libertad al momento de capacitarse.

El año 2009, el Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) publicó una cifra bastante decidora respecto a estos tecnológicos métodos, los números indicaban que en los últimos cuatro años estos sistemas han tenido un crecimiento por sobre el 150%. Es así como a la fecha muchas universidades han empezado a incluir esta nueva metodología en sus opciones de postgrados.

Lo que ha hecho que estos sistemas ganen tanto terreno en la educación actual son sus bajos costos, la flexibilidad de horarios y también que no sea presencial. De este modo, el estudiante tiene, la mayoría de las veces, la posibilidad ver cuándo y dónde estudiar.

Sin embargo, como indica Trinidad del Castillo, jefe de Proyectos e-learning de la Universidad de Chile, esto podría resultar perjudicial si es que el alumno no cuenta con un hábito de estudios. “Se debe tener constancia y dedicación para lograr los aprendizajes esperados y poder rendir con éxito los controles, pruebas y todo tipo de evaluación que se incorpore como exigencias para la aprobación de un módulo o del curso completo”.

Motivación empresarial

La especialista, además, agrega que para que los profesionales opten capacitarse a través de este método deben estar siempre apoyados por su empresa o centro laboral, si es que lo tuviesen. Según ella nada se saca con inscribir en cursos de perfeccionamiento o capacitaciones a los trabajadores si no se les da el tiempo necesario y las condiciones ambientales y técnicas adecuadas para estudiar bajo esta modalidad. La clave, añade, es que este perfeccionamiento se vea como una inversión, no un gasto.

En este sentido, una de las entidades que se ha destacado en el país es eClass, de la Universidad Adolfo Ibáñez, que dicta clases semipresenciales desde el 2004. En un principio sólo contaban con un plan de estudio de Liderazgo, hoy cuentan con 64 cursos y 12 diplomados enfocados en las diferentes áreas de los negocios y la administración de empresas.

Su gerente general, María José Gutiérrez, señala que para ellos es de gran importancia que las empresas utilicen estos sistemas de enseñanza, ya que les brinda diversas ventajas que van desde el reforzamiento de las capacidades de sus trabajadores hasta el incentivo de la promoción interna, disminuyendo la rotación de personas.

Aunque los expertos coinciden en que no todas las materias son posibles de enseñar a través de estos sistemas, es importante que las universidades empiecen a incorporar más este tipo de enseñanza. Trinidad del Castillo considera imprescindible que en un futuro cercano, a todos los profesores se les enseñe a preparar clases virtuales y materiales online efectivos.

Por su parte, Gutiérrez cree que ya es tiempo de que las universidades hagan un esfuerzo para estar al día con las nuevas tecnologías. En este sentido, según su experiencia, el blended learning tiene la ventaja de estar en un medio online, y por lo mismo, tiene un acceso mucho más directo y constante a la información en la web.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.