Noticias

Consigue lo que te propongas con el método Seinfeld

      
Mejorar tu productividad diaria te ayudará a gestionar mejor el tiempo, el trabajo y sentirte más motivado
Mejorar tu productividad diaria te ayudará a gestionar mejor el tiempo, el trabajo y sentirte más motivado
  • Un calendario y un rotulador serán tus armas para poner en práctica el método Seinfield.
  • Te explicamos en qué consiste esta metodología usada para crear rutinas y que recibe el nombre del afamado cómico y actor Jerry Seinfeld.
  • Según los expertos, bastan 15 días para consolidar una rutina o crear un nuevo hábito.

Ya sea con el comienzo del nuevo curso, la vuelta de las vacaciones o el inicio de un nuevo año, no hay rentrée que no se libre de una lista de nuevos propósitos y de cosas que queremos cambiar en nuestro día a día para ser más saludables, sacar tiempo para todo o ser más productivos con nuestro trabajo.

Pero más que los propósitos de mejora, que nunca deben faltar, tenemos que pensar en cómo podemos hacer para introducir cambios en nuestra rutina, concienciarnos de ello y cumplir el objetivo con éxito.

Para esto, son muchos los que aconsejan el aplicar el método Seinfield. No necesitaremos más que un calendario y un rotulador.

Atención a que, a pesar de estar en la era digital, los expertos en productividad aconsejan que se emplee un calendario de papel que se ubique en un lugar visible de nuestra casa u oficina, con la idea de tener presente el reto y no tirar la toalla.

Cuenta atrás para PSU 2019: ¿Estás listo?

Más información

Método Seinfield

La idea es sencilla pero muy eficaz: solo tienes que ir marcando con una X bien vistosa en el calendario el día que hemos cumplido con todos los objetivos y tareas que te habías marcado para tal fecha.

Lo mejor es que hagas esto al final del día y lo tengas visible al comienzo de la siguiente jornada.

Los días que no logres tu meta, ya sea acabar con tus tareas, comer sano o ir al gimnasio, no hay que marcar el calendario ni buscar excusas para hacerlo.

La idea es que, tal y como van transcurriendo los días, veas tu avance y si predominan las cruces o los días en blanco.

De forma inconsciente y motivadora, cada día estarás más dispuesto a poder marcar una línea roja en tu calendario, lo que supondrá un efecto positivo en tu productividad y en potenciar la voluntad de cumplir con tus tareas.

Si son varios los retos que quieres conseguir y unos atañen a tu vida personal y otros a la profesional, es buena idea que uses dos calendarios diferentes, pero que tengas los dos a la vista.

Por ejemplo, si tu reto es dejar de fumar o hacer deporte a diario, usa un calendario con tus retos personales. Por otro lado, si tu idea es aprovechar mejor tu jornada de trabajo y mejorar tu productividad, emplea otro calendario para tu agenda laboral.

Así puedes ir viendo cómo avanzas en ambos terrenos, y probablemente tener éxito en una faceta te animará a mejorar en la otra.

Si sales de la oficina con una cruz más en tu calendario, es más que seguro que te sientas más satisfecho para volver a casa dando un paseo u organizar un partido con tus amigos.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.