Noticias

Trabajar bajo presión aumentará tu productividad, pero... en su justa medida

      
Vivir una situación de estrés continuado puede conseguir que tu productividad se resienta
Vivir una situación de estrés continuado puede conseguir que tu productividad se resienta
  • No todos los trabajadores son capaces de resistir la presión en su puesto de trabajo.
  • Una presión moderada en el trabajo puede hacer que los trabajadores sean más productivos.
  • Que los trabajadores estén sometidos a una presión continua conduce al agotamiento, no a la productividad.

¿Cuántas veces te has visto en esa situación? Necesitas solucionar algo importante pero el tiempo que tienes no es todo el que te gustaría. Es algo necesario para que la empresa pueda aprobar ese proyecto, o tal vez para que un cliente pueda tener listo una propuesta que ha encargado.

A pesar de tener poco tiempo y de esa presión, consigues salir airoso y entregarlo a tiempo, y bien hecho. Sí, esa presión ha conseguido que hagas un trabajo rápido y eficiente. Y es que un poco de estrés no es malo... pero no es algo que funcione siempre.

Piensa en los médicos, o en un polícía o un bombero. Sus profesiones implican un nivel de estrés bastante elevado y son personas que consiguen resolver situaciones muy difíciles a pesar de la presión. ¿Por qué? Porque en sus casos esa presión, ese estrés, se presenta de forma puntual, en momentos concretos de su jornada, pero también porque consiguen canalizar ese estrés que se genera de forma productiva, y eso es algo que no consigue todo el mundo.

En 2013 la Universidad de Berkeley realizó un estudio que demostraba esta teoría. A esta presión de la que te hemos hablado la llaman eustrés, y lo definen como un tipo de estrés positivo y de intensidad moderada que aparece en espacios de tiempo cortos. Según el estudio este eustrés no sería algo perjudicial, sino una presión que puede aportar un buen nivel de motivación al trabajador. ¿Te sorprende?

Si esto te sorprende es que quizás hayas estado demasiado tiempo relajado en tu puesto de trabajo. El estudio de la Universidad de Berkeley concluía que la ausencia de presión lleva a una relajación que puede alejarte de tu punto de rendimiento óptimo.

Dar lo mejor de uno mismo se ha convertido en una necesidad en el mundo laboral, no importa cuál sea el trabajo. Por eso tampoco es recomendable un estrés excesivo y prolongado. Vivir una situación prolongada de esa forma puede hacer que el trabajador se bloquee y su rendimiento baje considerablemente.

¿Qué te parecería formarte en la gestión de recursos humanos?

Más info

Ahora puedes entender la importancia de ese eustrés del que te hablamos. Si hay una cualidad demandada en la actualidad a la hora de contratar nuevos empleados es la de poder trabajar bajo presión. No, no importa el sector al que te dediques, la necesidad de obtener todo tipo de servicios con la máxima inmediatez ha hecho que sean muy pocos los que se salven de una pequeña dosis de presión diaria. Por este motivo los trabajadores que pueden trabajar en condiciones adversas están muy cotizados.

¿Pero resolver tu trabajo en poco tiempo significa que sepas trabajar bajo presión? No. El trabajador capaz de desarrollar su labor con cierto nivel de estrés debe conseguir hacerlo de forma ágil, pero también correctamente y sin detenerse ante ningún problema. ¿Cómo es posible? Porque estos trabajadores consiguen gestionar el estrés y transformarlo de manera que no los desestabilice.

¿Eres de los que se pone nervioso cada vez que el jefe te pide que hagas varias cosas en poco tiempo? Tranquilo. Es cierto que hay personas que tienen una mayor tolerancia al estrés como ya te hemos dicho, pero tú puedes entrenarte para tenerla. No te vamos a decir que sea algo sencillo, pero trabajar en ello puede ser muy bueno para ti.

Aprende a aislarte de lo que ocurre a tu alrededor y entrena tu concentración. Céntrate en planificar únicamente tu trabajo y establece unas prioridades dentro de tu agenda. Si consigues llegar a aislarte y organizarte mejor lo único que necesitas es aprender a negociar.

Puede que tu jefe te haya pedido ese trabajo en muy poco tiempo, pero si no es algo asumible plantéale qué recursos o cuanto tiempo extra necesitarías para completar ese trabajo. No te dejes llevar por la inseguridad y asumas trabajos que realmente no puedes llevar a cabo.

Así que sí, el estrés productivo existe. Pero depende de ti que esa presión se convierta en motivación para llevar a cabo tu trabajo. No tengas miedo y ponte a practicar cuanto antes. Verás como se incrementa tu productividad y también tu seguridad en el trabajo. ¿A qué estás esperando?



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.