Noticias

¿Es la información realmente más accesible que nunca?

      
Formamos parte de un ecosistema digital que moldea nuestro día a día prácticamente sin que nos demos cuenta
Formamos parte de un ecosistema digital que moldea nuestro día a día prácticamente sin que nos demos cuenta
  • Hoy en día resulta imposible controlar la cantidad de información que viaja a través de Internet.
  • Cualquier dispositivo digital nos permite formar parte de cualquier comunidad global y convertirnos en una fuente de conocimiento.
  • Las grandes corporaciones tecnológicas son las que guían a la sociedad mundial hacia la Cuarta Revolución Industrial.

Cuando Manuel Castells se hizo con las enseñanzas de Yoneji Masuda para presentarnos la noción de la Sociedad de la Información no pensó que su paradigma se vería tan pronto superado por otras teorías sociológicas.

Castells hablaba de una sociedad activa que produciría, usaría y compartiría todo tipo de información sin ningún tipo de barreras. El apogeo de Internet, los blogs y las redes sociales sería capaz de saciar las necesidades de los seres humanos por conocer lo que había más allá de sus fronteras.

Todo esto llevaría a mejoras en la educación, a la creación de comunidades de cualquier tipo a nivel global y también a la comparación política y cultural entre sociedades con el fin de buscar otros referentes para mejorar la calidad de vida a nivel local.

En Occidente ya comenzaban a aparecer las Aulas TIC, mientras que en Oriente Medio se ensalzaba la llamada Primavera Árabe. Esto solo es una muestra de las múltiples acciones en las que ciudadanos empezaban a jugar un papel activo en la generación de información para cubrir las necesidades de la sociedad.

Descubre la formación a tu alcance y asegura tu futuro

Más información

De la Sociedad de la Información a la Sociedad del Conocimiento

A partir de este momento las nuevas tecnologías comienzan a ser el motor del cambio político, económico y social a nivel mundial. Ahora se puede actuar localmente mientras se piensa globalmente.

Aparece la WEB 2.0 que más que una nueva tecnología, se convierte en una actitud. Ahora los usuarios de Internet interactúan con las plataformas digitales y se conectan con otras personas a través de las mismas.

Esa nueva actitud traspasa lo digital y va ir poco a poco condicionando a las personas en el mundo real. Ahora, el acceso a la información a través de Internet deja de ser una suerte o privilegio para pasar a convertirse en un derecho. Incluso la UNESCO considera el acceso a la información como un pilar para la libertad de expresión y la diversidad lingüística.”

Hacia una Cuarta Revolución Industrial

Hoy en día son los avances tecnológicos los que van a marcar el futuro en todo tipo de industrias. Casi sin darnos cuenta, los ciudadanos nos hemos visto absorbidos por un ecosistema digital que condiciona nuestro día a día y el mundo en el que vivimos.

La Inteligencia Artificial, por ejemplo, ya es una realidad, pero aquí sí que no todos somos partícipes del cambio. Para Jeremy Rifkin el mundo se está dividiendo en dos ecosistemas muy dispares. Visualiza una élite que prácticamente es dueña del desarrollo tecnológico, y por otra, una gran masa que se tiene que conformar con las migajas de esa evolución.

Rifkin indica que para no quedarnos aislados de esa Cuarta Revolución Industrial tenemos que actualizarnos en el uso de las nuevas herramientas tecnológicas, pero que no todos estamos invitados a provocar los cambios del futuro.

Es verdad que resulta un problema del siglo pasado el no saber cómo dar con una fuente de información. Pero ahora la mayoría de soluciones para cualquier comunidad del mundo tienen una base tecnológica. Si no estamos familiarizados con dichos adelantos puede volver a construirse un muro de desconocimiento para la sociedad mundial en general.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.