Noticias

"Universititis" como fenómeno en Chile: ¿Están subvaloradas las carreras técnicas?

      
Cuando llega el momento de elegir un camino los estudiantes deben dejar a un lado los prejuicios
Cuando llega el momento de elegir un camino los estudiantes deben dejar a un lado los prejuicios  |  Fuente: Shutterstock
  • Al momento de elegir la carrera, la universidad no es la única opción.
  • Los estudiantes chilenos prefieren la formación universitaria, descartando otras opciones como por ejemplo la formación técnica.
  • Existe una creencia popular a asociar formación técnica con formación de menor calidad.

Al momento de elegir una carrera, los jóvenes deben considerar un amplio número de opciones. La vocación es sin lugar a dudas la principal de estas, seguida por las posibilidades económicas que cada estudiante puede enfrentar.

Pero en el caso de Chile, al elegir una profesión o carrera es necesario afrontar una decisión de suma importancia: ¿Centro de Formación Técnica o Universidad? A nivel popular, se cree que las carreras técnicas son sinónimo de una formación de peor calidad y falta de empleo, pero en realidad, esto es un mito.

De hecho, los expertos en educación aseguran que Chile enfrenta en la actualidad una crisis de perfiles técnicos, en la que lleva sumergido varios años y aparentemente continuará de no mediar un cambio en la elección de los estudiantes. El país necesita incrementar su oferta de perfiles técnicos, pero para ello, los estudiantes deben elegir los CFT por sobre la universidad y de momento esto no ocurre.

De acuerdo a las cifras brindadas por el Ministerio de Educación respecto a las matriculaciones en carreras de pregrado de Educación Superior para el año 2017, solo un 12% del total de los matriculados optó por apuntarse a un Centro de Formación Técnica. Esta preferencia por las universidades ha profundizado aún más la escasez de profesionales técnicos, a tal punto que los expertos estiman que el país necesitará cerca de 700.000 nuevos profesionales de este tipo para adaptarse a las exigencias del mercado, especialmente en áreas vinculadas a la industria, minería e informática.

La demanda de las empresas sobrepasa la oferta de profesionales capacitados para estos puestos, por lo que las compañías deben buscar a sus empleados fuera del país u ofrecer a los profesionales locales salarios de gran magnitud. De hecho, el propio Ministerio de Educación ha reconocido que aproximadamente 24 de estas carreras técnicas ofrecen sueldos que superan el millón de pesos al año, una vez cumplidos los cuatro años de titulación.

¿A qué se debe esta crisis? ¿Cuál es el motivo que lleva a este alejamiento de las carreras técnicas? Los expertos afirman que esto se debe a un fenómeno denominado "Universititis".

¿Te interesa mejorar tu formación?

Estos son los cursos con los que puedes lograrlo


¿Universititis?

Con este nombre, se busca hacer referencia a la creencia popular de que los títulos técnicos tienen menos valor que los universitarios, y por tanto, se quita prestigio a este tipo de formación. Por tanto, a la hora de elegir un estudio todo joven preferirá la calidad y el prestigio que en apariencia solo pueden ofrecer las universidades.

La presión social y familiar, y el clásico "mi hijo va a la universidad" que los padres repiten como sinónimo de perfección también son causantes de esta crisis.

La realidad muestra que esta diferencia está basada en prejuicios sin respaldo, pues en muchos casos los Centros de Formación Técnica han demostrado ofrecer cursos más adaptados a la realidad del mercado laboral que las mismas universidades. De hecho, las empresas demandan este tipo de formación en determinadas áreas donde también existen opciones dentro del ámbito universitario, demostrando así que las carreras técnicas están subvaloradas por los estudiantes.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.