Noticias

Trastorno bipolar: un mal que afecta a medio millón de chilenos

      
Una vez en tratamiento, los pacientes bipolares pueden llevar una vida totalmente normal
Una vez en tratamiento, los pacientes bipolares pueden llevar una vida totalmente normal  |  Fuente: Shutterstock
Ayer se conmemoró el Día Mundial del Trastorno Afectivo Bipolar (TAB), enfermedad mental que afecta al 2% de la población del planeta, según cifras oficiales de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Te interesa estudiar Psiquiatría?

Me interesa

En nuestro país la cifra es bastante similar: se estima que esta enfermedad psiquiátrica afecta al 2% de la población menor de 20 años.

No obstante, algunos expertos aseguran que si se toman en cuenta otras enfermedades del espectro bipolar, el número de diagnosticados podría elevarse a 660.000, es decir, alrededor del 5% de la población adulta.

El profesor de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Pedro Retamal, explicó a los medios que se suele relacionar con bipolaridad solo a los pacientes que sufren el trastorno bipolar tipo 1, dejando de lado a quienes fueron diagnosticados con el tipo 2, ciclotimia y otros que han sido mal llamados depresión pero se trata realmente de trastornos bipolares.

¿Qué es el TAB?

El trastorno bipolar es, a grandes rasgos, una enfermedad neurobiológica crónica. En su origen se reconocen algunos factores genéticos que incrementan el riesgo de padecerla, aunque también existen factores ambientales que pueden inducirla como situaciones traumáticas, adicción a las drogas y otras sustancias.

Estas afecciones psiquiátricas comienzan a manifestarse entre los 15 y 20 años, y algunas señales de alerta pueden ser: conducta desordenada, aceleración del pensamiento, euforia, disminución de la necesidad de dormir, gastos financieros excesivos, irritabilidad, angustia, ideas fuera de lo común, delirios de grandeza, etc.

Esto pertenece a la fase que se denomina como manía, en la fase depresiva, el paciente normalmente presenta baja autoestima, culpa excesiva, falta de concentración, dificultades para desempeñar tareas habituales, aislamiento social, insomnio e incluso pensamientos suicidas.

Luego del diagnóstico y el comienzo de un tratamiento que será permanente, cualquier persona con TAB puede desarrollar una vida normal, estudiar, trabajar e incluso formar una familia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.