Noticias

Ser perfeccionista, ¿tiene desventajas?

      
El perfeccionismo obsesivo genera estrés
El perfeccionismo obsesivo genera estrés  |  Fuente: Shutterstock
¿Te consideras una persona perfeccionista? Generalmente, estos individuos poseen algunos rasgos que los identifican: sienten que nunca nada de lo que hacen está terminado, siempre todo puede mejorarse ante sus ojos, están por lo general a la defensiva, tienen miedo al fracaso, etc.

Si te sientes identificado con esta descripción, probablemente sepas que tu perfeccionismo te hace, en gran medida, más eficaz y productivo. Sin embargo, todo esto tiene una contraparte.

Ser demasiado perfeccionista también conlleva sus desventajas. Aquí te dejamos algunas:

Causa estrés

Querer hacer las cosas lo mejor posible, especialmente en el ámbito profesional, puede ser muy positivo. Pero llevada al extremo, esta obsesión e insatisfacción continua puede acarrear cuadros severos de estrés.

Perjudica los vínculos

Nadie quiere estar cerca de un obsesivo. En su afán por mantener todo bajo control, las personas obsesivas suelen generar rechazo e incluso confrontaciones son sus seres queridos.

Daña la autoestima

Querer hacer todo perfecto no es más que un reflejo de mucha inseguridad. Las personas perfeccionistas, por más que no lo parezca, muchas veces tienen una imagen pobre de sí mismos.

Genera negatividad

Cuando no te sientes satisfecho nunca, es imposible ser optimista, y el optimismo es un antídoto fundamental para sobrellevar los altibajos naturales de la vida.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.