Noticias

Descubre por qué no deberías trabajar o estudiar de noche

      
Trabajar o estudiar de noche altera el ritmo circadiano
Trabajar o estudiar de noche altera el ritmo circadiano  |  Fuente: Shutterstock
"Yo rindo más de noche". "Necesito tranquilidad para estudiar". "A la noche me concentro mejor". Estos son algunos de los argumentos que esgrimen quienes prefieren el silencio y la tranquilidad de la noche para estudiar, trabajar o realizar cualquier actividad productiva.

Si bien es cierto que muchas veces es posible encontrar la calma solo cuando todos duermen, esta costumbre puede acarrear consecuencias adversas sobre tu salud física y mental.

Está demostrado científicamente que nuestro organismo está preparado para trabajar de día y descansar de noche. Cuando se acuesta el sol disminuyen considerablemente nuestras aptitudes físicas y mentales, por lo que cualquier actividad que requiere concentración supone un esfuerzo mucho mayor que genera desgaste a corto y largo plazo.

Según estima la Organización Mundial del Trabajo (OIT), una persona puede envejecer prematuramente 5 años por cada 15 que permanezca en horario de trabajo nocturno.

Además, trabajar o estudiar de noche altera el ritmo circadiano, lo que genera un déficit permanente de sueño.

Otras consecuencias se manifiestan en el plano de lo psicológico: sensación de fatiga, elevados niveles de estrés, angustia, agresividad, depresión, desgaste de los vínculos sociales, etc.

¿Cuál es entonces la mejor hora para ser productivos? Diversas investigaciones coinciden en que los seres humanos estamos más alerta y en nuestro rendimiento mental más optimo entre las 8 de la mañana y las 6 de la tarde.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.