Noticias

5 lecciones que todo emprendedor debe aprender de los niños

      
Fuente: Universia

¿Recuerdas cuando eras un niño? ¿Aquella época en la que tu sola preocupación era divertirte y tu única responsabilidad aprender en la escuela? Muchos expertos en psicología y ciencias del comportamiento aseguran que una de las claves para ser feliz es nunca perder ese “niño interno” que vive dentro de nosotros y porta el espíritu de nuestra infancia. Pese a estar en pleno proceso de aprendizaje y desarrollo como individuos, los niños son dueños de cualidades excepcionales, muchas de ellas incluso aplicables al mundo de los negocios.

 

Lee también
» 5 consejos de networking para emprendedores
» ¿Es posible emprender con poco dinero?
» 5 rasgos que comparten los grandes emprendedores 


De hecho, es sabido que muchos de los grandes emprendedores de nuestra era, como Bill Gates o el ya fallecido Steve Jobs, trabajaban sus ideas de forma lúdica y creativa, apelando siempre a la imaginación y mirando más allá de las fronteras de lo meramente “posible”. Para que puedas alcanzar el éxito en tu vida profesional, te presentamos las 5 lecciones que todo emprendedor debe aprender de los niños.


1. Capacidad de asombro.

Desde tiempos tan remotos como la antigua Grecia, filósofos de la talla de Platón planteaban que es a través del asombro que se produce la génesis de la filosofía, es decir, la capacidad de interesarse por los grandes enigmas de la vida, desarrollar teorías y plantear soluciones creativas a problemas abstractos y cotidianos.


2. Resiliencia.

Este término, muy acuñado por la psicología moderna, refiere a un proceso mental dinámico que tiene como resultado la adaptación positiva en contextos de gran adversidad. En otras palabras, se trata de la capacidad de superar situaciones traumáticas y negativas transformándolas en enseñanzas positivas.


3. Ausencia de prejuicios. 

¿Quién está libre de prejuicios? Para los adultos, éstos surgen como una forma de ahorrar tiempo y análisis. Sin embargo, al actuar con mayor y desenfado ante cualquiera, los niños son capaces de empatizar y comprender mucho más las actitudes y necesidades de terceros.


4. Creatividad e imaginación.

Sin lugar a dudas son las cualidades que más caracterizan a los niños y los convierten en máquinas de constante inventiva, capaces de crear una infinidad de nuevos productos y necesidades.


5. Ganas de jugar.

La experimentación tiene mucho que ver con el juego y la lúdica. No obstante, cuando crecemos vamos perdiendo esta capacidad de transformar cualquier actividad mundana en algo divertido. Desde hace algunos años, varias empresas han incorporado el concepto de gamificación o ludificación, que cosiste en emplear juegos en el trabajo para bajar los niveles de estrés, mejorar la concentración, la productividad y conseguir así mejores resultados.

 



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.