Noticias

Trabajar menos aumenta el rendimiento

      
El cerebro pasa por lapsos de 90 minutos en los que alcanzamos la cumbre de nuestra atención focalizada o trabajo cognitivo intenso Fuente: Universia Chile
El cerebro pasa por lapsos de 90 minutos en los que alcanzamos la cumbre de nuestra atención focalizada o trabajo cognitivo intenso Fuente: Universia Chile
Visita también nuestro Blog de Empleo de Universia

   
Una encuesta realizada hace un tiempo por Trabajando.com señaló que el 89% de los chilenos trabaja horas extras. De ellos, un 42% reconoció que lo hacía por ganar algo más de dinero, un 31% porque la jornada normal se le hacía poca y un 27% porque era bien visto por la empresa y los empleadores, pues reflejaba un alto compromiso con los objetivos de la compañía.
 
En este sentido, el gerente general del conocido portal de empleo, Álvaro Vargas, comentó que en el país existe una cultura en la que se tiende a pensar que quienes se quedan hasta más tarde, trabajan más. Una actitud que es avalada por las jefaturas, pero que en sentidos prácticos sólo da a entender que “los trabajadores son incapaces de organizar su jornada laboral o simplemente la extienden de manera artificial para dar una buena impresión”.
 
Ante esto el directivo es enfático en señalar que las empresas deben comenzar a medir a sus trabajadores por metas “y no por la cantidad de horas que pasan en la oficina”. Vargas agrega que tanto para las entidades como para las personas lo importante es que “los empleados sean productivos durante su jornada laboral y logren realizar sus tareas en ese tiempo”, período que incluso podría ser menor a las tradicionales 8 horas diarias según un estudio de la Universidad Seattle Pacific.
 

Con cuatro horas bastaría

Según el académico de esa casa de estudios y de la Universidad de Washington, John Medina,el cerebro  no está hecho para funcionar por mucho tiempo y a un ritmo intenso. Se ha descubierto que al igual que cuando dormimos, el cerebro pasa por lapsos de 90 minutos en los que alcanzamos la cumbre de nuestra atención focalizada o trabajo cognitivo intenso. Pasado ese tiempo, nuestras capacidades de concentración comienzan a decaer y las personas se vuelven más irritables.

Es en este contexto que las pausas o períodos de descanso cobran importancia, pues es preciso dar tiempo para que las personas recuperen su energía después de trabajar incesantemente durante hora y media. Para los expertos este proceso debe repetirse hasta completar cuatro horas de labores, lo que se ha definido como la cantidad máxima de trabajo que puede ser sostenido sin llegar al agotamiento.
   

Consejos para optimizar el rendimiento

Como una forma de equilibrar rendimiento y descanso los expertos aconsejan dormir siesta, aunque reconocen que es difícil encontrar una entidad donde esto sea abiertamente permitido, pese a que con algunos minutos bastaría para disminuir las consecuencias del estrés. Comer en un lugar adaptado para ello y no en el escritorio es otra recomendación, ya que ayuda a desconectar por algunos momentos del lugar físico de trabajo.

Mantener el orden del escritorio aminora las sensaciones de ansiedad y descontrol. A eso se debe incluir el no postergar las tareas. Se ha comprobado que son las pequeñas cosas sin resolver las que finalmente afectan en mayor medida y desgastan a los trabajadores con mayor fuerza. Otro consejo es usar ropa cómoda y hacer ejercicio, lo que permitiría lograr un resultado revitalizador.         


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.