Noticias

Universidad de Chile celebra 100 años de Odontología

      
La tarde del viernes 5 de febrero de 1909, un incendio afectó la sede diplomática de Alemania, que se ubicaba en la intersección de las calles Nataniel Cox y Alonso Ovalle. Las llamas consumieron por completo el edificio y entre los escombros se encontró el cuerpo carbonizado del canciller de dicha Legación, Guillermo Beckert Trambauer. No cabía duda de las evidencias: la argolla de matrimonio, las colleras y un reloj certificaban que el cadáver era del diplomático. Tras el siniestro, además, se había descubierto otro hecho de gravedad: faltaban 25 mil pesos y el portero chileno de la Legación, Exequiel Tapia, quien fue sindicado como el culpable de la tragedia. El móvil del robo y la evidencia de anónimos con amenazas, que Beckert había recibido semanas antes, confirmaban la culpabilidad de Tapia.

Sin embargo en esta historia había "cabos sueltos". La noche del crimen Beckert había sido visto en el Portal Edwards y muchos comenzaron a sospechar, entre ellos un odontólogo de prestigio de aquellos años, el director de la Escuela de Dentística, Dr. Germán Valenzuela Basterrica. El profesional, junto al periodista Vicente Donoso, consiguieron un permiso para exhumar el cráneo de Beckert y lo llevaron al dentista Juan Denis Lay, quien había atendido al canciller en varias oportunidades. El diagnóstico: el muerto tenía dientes sanos, y su dentadura no correspondía a la del alemán, sino a la del propio Tapia. Varios días después el culpable fue arrestado en Lonquimay, mientras intentaba cruzar a territorio argentino.

A mediados de 1910 el Dr. Valenzuela Basterrica fue invitado a La Moneda a entrevistarse con el Presidente de la República Pedro Montt. Cuando el Mandatario le consultó cuánto dinero solicitaba como retribución a su trabajo, respondió que quería "la construcción de una Escuela Dental moderna, que tanta falta hace al país", extendiendo al mismo tiempo los planos sobre la mesa. La nueva Escuela Dental de la Universidad de Chile, ubicada en Avenida Santa María 571, comuna de Recoleta en Santiago, se inauguró solemnemente el 10 de septiembre de 1911 con la presencia del Presidente Ramón Barros Luco. A partir de este momento, se crea una escuela con modernas instalaciones clínicas y  un programa de estudios equiparable a los dictados en Europa, incorporándose  un cuerpo docente que profundiza en los conocimientos de cirugía dental, dando inicio a todas las especializaciones de la disciplina.

La importancia de los orígenes


Cien años después, La Facultad de Odontología de la Universidad de Chile dio inició a las Actividades de conmemoración del Centenario de la Escuela Dental, partiendo con el acto refundacional del Museo Nacional de Odontología.

La rectora (S) de la Universidad de Chile, Dra. Rosa Devés afirmó que  la naturaleza del acto que da origen a una Institución no es un tema sin importancia, "porque suele marcar su destino. Por eso, el que la  creación de la Escuela Dental en 1911 surja de  dos  gestos  generosos y justos, el  del Presidente Montt que entiende la importancia de recompensar un trabajo profesional bien hecho y el del Dr. Germán Valenzuela  que solicita como recompensa un bien público en lugar de uno  privado,  no es una mera anécdota histórica".

"Tampoco es irrelevante el que la transición de Escuela a Facultad ocurra en el año 1945 - añadió la Dra. Devés- una época  en que la U. de Chile guiada por la visión del Rector  Juvenal Hernández Jaque se transformaba  y se convertía  en  un centro de investigación científica e irradiación cultural de primera importancia. Estos dos hitos fundacionales están marcados por la generosidad y la fe en las potencialidades de esta Casa de Estudios y su responsabilidad con el desarrollo de la nación".

Edición: Universia / RR


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.