Aviso de cookies

Universia utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para recopilar información estadística sobre su navegación y para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación, pudiendo deshabilitarlas desde su navegador. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.

text.compare.title

text.compare.empty.header

Actualidad universitaria

Cuando estamos cerca de la mitad de la temporada veraniega, las estadísticas confirman que ésta será la más calurosa de la década en Chile. Y cuando las temperaturas superan los índices habituales, la población se ve expuesta a lo que se denomina "golpe de calor", fenómeno caracterizado por una alteración en la termo-regulación del organismo encargada de mantener la temperatura dentro de determinado rango.

"Representan factores de riesgo los días caracterizados por calor, baja humedad ambiente y la ausencia de viento. Además influye drásticamente la ingesta de algún tipo de medicamentos, el alcohol y drogas", explica Mónica Canales, académica de la Facultad de Enfermería de la Universidad Andrés Bello.

Aunque el calor afecta a todos por igual, hay segmentos de la población que pueden verse más perjudicados, como los niños, adultos mayores y embarazadas. Debido a que su cuerpo está constituido mayormente por agua, los niños se deshidratan con más facilidad, mientras que la piel del adulto mayor, que ha perdido su elasticidad y grosor, proporciona una menor protección. En el caso de las embarazadas, su temperatura corporal habitual supera los 37ºC, por lo que son más susceptibles a los efectos del calor.

Recomendaciones

"Se debe evitar realizar trabajos que impliquen un mayor esfuerzo físico durante las horas de mayor radiación solar", explica la docente de la UNAB. También es importante limitar el despliegue de fuerza durante las dos horas que siguen a las comidas.

Aconseja además, vestir ropas ligeras, holgadas y protegiendo la cabeza del contacto directo con el sol; consumir al menos tres litros de agua para evitar la deshidratación, y privilegiar el consumo de frutas y verduras, en lugar de alimentos con alto contenido de grasas, frituras o preparaciones muy calóricas, pues implican un trabajo mayor del organismo.

Sugiere evitar el consumo de alcohol, tabaco y observar la ingesta de ciertos medicamentos que pueden tener un efecto perjudicial en la salud. En este último punto, recomendó consultar con el médico que prescribió el fármaco, los resultados que éste podría tener ante estas elevadas temperaturas.

Edición: Universia / RR


Tags:
Comentar

Comentarios

    Ver 20 más

    AÑADE TU COMENTARIO

    Ver más